sábado, 5 de julio de 2014

La despedida

Estaba en la casa de un buen amigo, que con motivos vacacionales, se encontraba en su hogar, Compartiendo una bebida caliente tradicional como “el mate”, Charlábamos de diferentes cosa, la tarde trascurría y comenzaron a ocurrir cosas, miraba la ventana y veía como algo o alguien nos observaba, era algo extraño pues mi buen amigo vive en un piso 5º, de tanto en tanto un viento frio hacia estremecerme, solicitaba que cierre alguna ventana a lo cual mi amigo me decía que todas las ventana estaban cerrada, como también los aires acondicionados estaba apagados.
Pero bueno, como nos conocíamos de muy pequeños comenzó con: tengo historias de terror para contarte, yo sonreí y le pedí que comience. Pero la campanilla del teléfono sonó de repente tomo su móvil y se fue a la cocina para hablar, con un gesto de ya vuelvo, me puse a mirar unas anotaciones, entre pequeñas cosas pude escuchar algo que me llamo la atención, la vos de mi amigo se acongojaba y solo dijo- “no lo puedo creer fue como un padre para mi”  en unos instante golpearon a la puerta, el se acerco hasta el desayunador que esta en su cocina para indicarme que habrá, vi como sus ojos estaban a punto de reventar en lagrimas, me acerque a la puerta , al abrir una persona muy delgada y de estatura muy alta se quedo mirándome, era un tipo raro de traje y corbata vestía todo de negro, me miro y me dijo esta el señor de la casa, tengo que hablar con el urgente, a lo cual le respondí ahora esta al teléfono muy ocupado,  me miro y dijo Volvere en otro momento. ok le respondí, volví a mi asiento y espere, al cabo de unos minutos mi amigo volvió (como decirlo, destruido), solo me dijo se murió mi 2º papa, esas palabra fuero desgarradoras para mi pues conocía su historia pero no tuve la oportunidad de conocer ese buen hombre, me dijo, me acompañas al despedirlo? , pues claro le conteste.
Fuimos con mi auto, y en 20 min ya estábamos ahí, lo acompañe hasta la entrada y le dije tomate el tiempo que sea necesario amigo y te espero aquí. Me miro y me dijo ven acompáñame por favor, así que entre, y fuimos hasta el féretro, al verlo se le aflojaron las piernas y pude sostenerlo, entre lagrimas y llantos le decía “te quiero papa”, y me dijo; mira no es el mejor lugar pero te presento al hombre que me ayudo y me crio como su hijo, salúdalo Gastón, (nunca les dije que jamás me gustaron los velatorios pues no puedo ver un cadáver). Al mirarlo quede asombrado, con mucho miedo y petrificado, pues era el hombre que toco la puerta de la casa de mi amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario, deduccion o moraleja del cuento que leiste y una pregunta: Que harias en la situacion del personaje?